Carlos Pumares: “Los festivales son el último refugio del cine”

1606DGS4482Los festivales de cine se nutren de películas, galas, ruedas de prensa, entrevistas, presentaciones, público… y necesitan un ingrediente indispensable, la prensa. Con cientos de festivales internacionales a sus espaldas, los críticos Margarita Chapatte, Carlos Pumares y Antonio Llorens son tres clásicos en Cinema Jove.

“Me gusta mucho venir a Cinema Jove porque veo cine independiente que no podría ver en ninguna parte, ya que la mayoría de las películas no se estrenan”, dice la periodista del programa La Claqueta de Radio Marca, Margarita Chapatte, que viene cada año a Valencia. Miembro de la Federación Internacional de la Prensa Cinematográfica, FIPRESCI, Margarita prefiere los festivales pequeños porque “siempre se descubren cosas interesantes y se tiene más contacto con la gente”.

Carlos Pumares, crítico de La Razón, se enteró de que existía Cinema Jove en Cannes, de la mano del entonces director de la desaparecida Mostra, Honorio Rancaño: “yo vengo porque me gusta Valencia y porque soy amigo de Maluenda, no tengo un gran interés por las películas (dice con su habitual sarcasmo) y porque es un festival muy cómodo, tiene 10 películas a concurso y no hay que madrugar mucho para verlas”. Pumares comienza su recorrido anual cada año en Locarno en el mes de agosto, “donde llevo yendo 30 años”. Luego pasa por San Sebastián, Sitges, Valladolid, Gijón y últimamente ha incorporado el festival de Cartagena.

Amateur teens. película

Fotograma de Amateur teens (Suiza, 2015)

Antonio Llorens sabe todo o casi todo sobre Cinema Jove, no en vano escribió junto a Jorge Castillejo el libro del 25 aniversario del Festival. “Felicitamos a Rafa (Maluenda) por la retrospectiva a Rithy Panh, un logro de esta edición de Cinema Jove. Y no hay que olvidar además que Rafa trajo a otros grandes nombres que ya dejaron clara la importancia del festival, como Matteo Garrone, director de Gomorra, quien dijo que “gracias al premio de su primera película en Cinema Jove, había hecho más” , Jose Giovanni, Lauren Cantet o Richard Lester”.

Cleaner y Amateur Teens

De las películas de la sección oficial, Margarita Chapatte apuesta por la cinta suiza Amateur Teens, “una historia que ocurre en un país muy civilizado como Suiza donde el problema no son las armas o la violencia, sino el sexo”. Pumares se decanta por Cleaner. “Magnífica película, la producción checa CISTIC (Cleaner), de Peter Bebjak. Muy leve recuerdo de aquel Cleaner, con Samuel L. Jackson limpiando las escenas de crímenes… En la checa, hay un protagonista que limpia lo que le mandan extraños personajes funerarios, con aroma de relato gangsteril. Pero maravilloso voyeurismo y fetichismo… Muy maja película, probablemente la mejor con diferencia de las vistas hasta ahora, seguramente obviada en el inminente palmarés”, escribía hace un par de días en su crónica diaria sobre Cinema Jove en La Razón.

The Cleaner_03

Fotograma de Cleaner (Eslovaquia, 2015)

Pumares, que tiene un sitio reservado en la sala de cine del Festival de Locarno “lo llamamos el salón porque siempre nos sentamos los mismos críticos y nadie se atreve a sentarse allí”, tiene una mención especial para los guardas de seguridad de festivales como Cannes “que son como ogros” o Venezia, “donde al menos una vez nos permitieron quedarnos a esperar dentro de la sala entre película y película porque fuera estaba cayendo el diluvio universal”.

Llorens, que además es de Valencia, lleva incorporado un archivo cinematográfico en su memoria, no sólo de Cinema Jove, sino de todos los festivales internacionales a los que ha ido y sigue yendo (Cannes, Berlin, Locarno…) nos recuerda que Cinema Jove tiene un duro competidor, el fútbol. “Cada dos años coincide con un mundial o un europeo. Ya se lo escribió en una dedicatoria el director de cine Jose Giovanni al ex director de Cinema Jove, Jose Luis Rado “a este director que es capaz de organizar un festival que coincide con un mundial de fútbol”.

Para todos ellos el futuro de los festivales es incierto porque “como siempre lo primero que se quieren cargar los políticos es la cultura. Nos acaban de quitan un par de ellos, como el de Setubal”,  que era muy bueno por las sardinas que comíamos”, apunta Pumares. Y añade, “a los medios grandes sólo les interesa el Festival de Cannes, pero por el glamour, no por las películas. Si vamos a festivales más pequeños como Locarno o Cinema Jove es porque nosotros queremos, los críticos, no por el interés de los medios”.

1606DGS4520“Hay muy pocos periodistas que viven de esto y también hay críticos de medios que van a los festivales y no ven las películas, como pasó en Venecia con una película que ganó y la prensa española no la había visto porque era una sesión sorpresa”, recuerda Llorens. “Los festivales son el último refugio para ir al cine, pero luego, cuando se estrenan las películas en salas comerciales el público no va a verlas y los cines en el centro de las ciudades están desapareciendo” apuntan los tres.

Sobre si los festivales ayudan a la promoción de las películas, Margarita Chapatte señala que sí, que Mandarinas se vio en Cinema Jove y estuvo nomionada al Oscar a la mejor película de habla no inglesa. Además, recuerda el desaparecido festival en Barcelona, la Semana Internacional de Cine en Color, “de la que salió Blow Up”, apunta Pumares, y “donde vimos New York, New York, con el cine lleno, ¡aquello si que eran festivales!”.

“Lo bueno de los festivales es encontrarte a muchísima gente, que no sabes cómo se llama pero nos damos un abrazo y en otro festival, otro abrazo”, dice Pumares. “Pero esto son cosas de la edad, Carlos”, apunta Margarita. “Larga vida al festival Cinema Jove” concluyen los tres.

Texto: Eva Herrero

Fotos: Daniel García-Sala

 

Tags: , , , , , , , , , ,

los comentarios están cerrados